Detectado un aumento de oxidantes en Madrid


Ingenieros de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) y otros centros de investigación han detectado una disminución en los niveles de dióxido de nitrógeno en Madrid durante los últimos años, a la vez que un incremento significativo de oxidantes como el ozono y los radicales hidroxilo y nitrato. Este inesperado aumento de la capacidad oxidativa de la atmósfera urbana puede tener consecuencias, tanto negativas como positivas, en la calidad del aire y la salud ambiental de la ciudad, por lo que conviene investigarlo.

 El dióxido de nitrógeno ha bajado en la atmósfera de Madrid durante los últimos años, pero se han incrementado otras moléculas nocivas, como el ozono

Según datos extraídos de la red de vigilancia de la calidad del aire durante el perido comprendido entre 2007 y 2014, la ciudad de Madrid ha experimentado una disminución de entre el 20 y el 40% de NO2 (dióxido de nitrógeno), reducción que consituye uno de los objetivos principales de las políticas de reducción de la contaminación.

Sin embargo, diversos científicos del grupo de Tecnologías Ambientales y Recursos Industriales de la UPM y de otros centros españoles, han comprobado que se ha producido en ese periodo un incremento de la concentración de niveles de ozono (O3) de entre el 30 y el 40%, así como en la concentración de radicales libres hidróxilo (OH) y nitratos (NO)3)) del 70 y del 90% respectivamente.

Los niveles de ozono han subido entre el 30 y el 40% y los de los radicales hidroxilo y nitrato hasta el 70% y el 90% respectivamente

Estas tres moléculas son las principales responsables de la oxidación de los contaminantes orgánicos e inorgánicos de la atmósfera, lo que puede afectar a la calidad del aire así como a la salud ambiental y el clima. Estos resultados, que se publican en la revista Scientific Reports, indican la necesidad de seguir analizando de manera global los impactos de las estrategias de promoción de la mejora de la calidad del aire.

Esta investigación demuestra que, además del incremento de O3 observado, la reducción de emisiones de óxidos de nitrógeno (NOX) en un periodo relativamente corto podría haber causado el fuerte aumento de concentración de radicales de OH y NO3, generando así un rápido y dramático aumento de la capacidad oxidativa de la atmosfera en Madrid.

Los resultados indican que las políticas de reducción de la contaminación pueden contribuir a la mejora de la calidad del aire de sustancias reguladas legalmente, como el NO2, pero pueden modificar sustancialmente la composición y comportamiento fotoquímico de la atmosfera.

Las políticas de reducción de la contaminación pueden bajar los niveles del nocivo NO2, pero también cambiar la fotoquímica de la atmósfera

En opinión de Rafael Borge, uno de los investigadores del estudio, “estos resultados indican la necesidad de seguir analizando las implicaciones sobre otros contaminantes, por ejemplo el material particulado, e indican que es fundamental estudiar bajo una visión amplia los posibles impactos de estrategias para promover la mejora de la calidad del aire de Madrid”.

Según los autores, la variación en la concentración de los principales oxidantes tiene implicaciones directas, que pueden ser negativas como el incremento de concentración del ozono troposférico, que es un compuesto nocivo para la salud de las personas y la vegetación y además tiene cierto efecto como gas invernadero. Pero por otro lado, esa variación también afecta a algunas sustancias y reacciones atmosféricas relacionadas con el aerosol atmosférico. Dependiendo de la concentración y combinación de distintos precursores, el efecto puede ser positivo.

“Hemos visto que el cambio observado puede favorecer la desnitrificación de la atmósfera y reducir el depósito de ciertas especies, lo que sería beneficioso de cara a la eutrofización y acidificación de entornos periurbanos. La concentración y composición del aerosol está directamente relacionado con el balance radiativo y por tanto, tiene efectos sobre el clima pero este aspecto aún no lo hemos evaluado”, apuntan los autores, que destacan la importancia de seguir estudiando las complejas relaciones entre los distintos elementos de este sistema.

El proyecto TECNAIRE-CM

Este trabajo se ha desarrollado e el marco del proyecto TECNAIRE-CM, financiado por la Dirección General de Universidades e Investigación de la Comunidad de Madrid, pretende desarrollar nuevas técnicas, capaces de diagnosticar los problemas de calidad del aire de una manera integral en entornos urbanos y evaluar la estrategia para su resolución.

En el proyecto participan grupos de investigación de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), la Universidad Complutense de Madrid (UCM), el Consejo Superior de Investigaciones Científicas CSIC y del Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT) junto con una docena de empresas asociadas y de técnicos del área de calidad del aire del Ayuntamiento y de la Comunidad de Madrid.

Fuente: AgenciaSINC

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *